3. Apagado o fuera de cobertura

Siempre me has reprochado no saber afrontar los errores que cometo a causa de alguna borrachera. Me recriminas mi forma de perder la cabeza y no plantearme las consecuencias de mis actos. El alcohol es lo que tiene, hace que nada importe demasiado: ni hacer el ridículo en público, ni hablar más de la cuenta con quién no debes, ni acabar en la cama con alguien de quién sólo te importa que tiene buen culo. En general, si todos los presentes comparten el mismo nivel de alcohol en sangre, no hay problema. Que nadie se acuerde, equivale a que nada pasó. Y si a alguien se le ocurre pedir explicaciones, la excusa de la borrachera es un “todo vale”, bastante efectivo para salir del paso.

Sin embargo, debería ir planteándome la abstemia para ahorrarme más de un quebradero de cabeza. Meter la pata con alguien de quien a duras penas recuerdo el nombre, en ocasiones, puede removerme la conciencia durante un par de días. Una semana a lo sumo si, además, cometí el desliz de darle mi número de teléfono mintiéndole con que estaba deseando que hubiera una segunda vez. En esos casos, si desgraciadamente la otra parte me cree, tan sólo hay que dejar el teléfono sonar o unos mensajes sin contestar. Dar la callada por respuesta suele tener rápidos resultados, ya que la mayoría prefiere olvidarse del tema antes que correr el riesgo de insistir y acabar perdiendo la dignidad.


El problema empeora si ese "alguien" eres tú, de quién conozco el nombre y toda una vida. Mi conciencia sufre un terremoto de remordimientos. No se bien qué pasó anoche, pero algo dentro de mi opina que demasiado. En esta ocasión, no creo que sea posible que el lunes, como cada semana, entre cañas y risas, despellejemos al ligue de turno. Ojala fueras, simplemente, uno de esos rollos de una noche, que desaparecen de mi mente al siguiente fin de semana sin demasiadas consecuencias. Pero, de repente, es tu nombre el que parpadea en la pantalla de mi móvil y yo, más que nunca, me arrepiento del haberme dejado llevar por culpa del exceso de cubatas. Sin embargo, nada cambia. Tras tu segundo intento, recurro a mi evasiva habitual….


Apagado o fuera de cobertura.

1 comentario:

MAR dijo...

"me gusta"

El otro pobre tiene q estar aun más confuso creo yo